La Pola de Gordón

El ayuntamiento de La Pola de Gordón está constituido por 17 poblaciones: Los Barrios, Beberino, Buiza, Cabornera, Ciñera, Folledo, Geras, Huergas, Llombera, Nocedo, Paradilla, Peredilla, La Pola, Santa Lucía, Vega, La Vid y Villasimpliz.

El municipio cuenta con una población de 4.333 habitantes.Su extensión aproximada es de unos 158 Km cuadrados y la altitud de sus poblaciones sobre el nivel del mar oscila entre los 1.000 y los 1.300 metros. El acceso a la mayoría de los pueblos de Gordón se realiza a través de la N-630, también llamada Ruta de la Plata.

Nuestro ayuntamiento limita al norte con el de Villamanín, al sur con los de La Robla y Carrocera, al este con los de Cármenes, Matallana de Torío y Vegacervera y al oeste con los de Los Barrios y Sena de Luna.

La situación geográfica del municipio es privilegiada, a medio camino entre León (a 33 Km) y Asturias (a 25 Km del alto del Puerto de Pajares), está enclavado en el Macizo de la Cordillera Cantábrica, en la Montaña Central Leonesa y circunscrito a la cuenca natural del río Bernesga.

Todo el valle está presidido por «El Cueto San Mateo», pico a más de 1.600 m de altitud, que se encuentra situado prácticamente en el centro del concejo y permite, en días claros, espectaculares vistas de la cordillera, de algunas poblaciones de Gordón e incluso de los pináculos más altos de la catedral de León.

Gordón lleva con orgullo desde junio de 2005, el título de Reserva de Biosfera «Alto Bernesga». La concesión por parte de la UNESCO de esta distinción se ha producido teniendo en cuenta la gran riqueza natural, etnográficay cultural del municipio.

Más información

Centro de información Plaza Mayor 1 – 24600 – La Pola de Gordón (León) turismo@ayto-lapoladegordon.es http://www.aytolapoladegordon.es

La existencia del Concejo de Gordón está ya documentada desde el S.X, constituyendo una de las más importantes circunscripciones administrativas del Reino Astur-Leonés, durante los siglos de la Reconquista.

La villa de La Pola, antigua capital del Concejo y hoy capital de su Ayuntamiento, fue fundada por el rey leonés Alfonso IX entre los años 1212 y 1230.

Gordón contó con su castillo, levantado por Alfonso III en el S.IX, sin duda uno de los más antiguos del norte leonés, ubicado en un lugar estratégico en Los Barrios de Gordón. No se conserva ningún resto del mismo, pero según los historiadores, tuvo como huésped ilustre al Conde de Saldaña y fue atacado por Almanzor. Pero las evidencias de la existencia de culturas prerromanas (castros y apriscos) y restos toponímicos del pasado cultural celta, nos hacen pensar también en pobladores anteriores.

Es imprescindible resaltar que la historia de nuestra comarca va unida a la de la Ruta Norte del Camino de Santiago a San Salvador de Oviedo, uno de los ramales del Camino de Santiago, sobre todo transitado durante la Edad Media, y que actualmente estamos intentando recuperar por sus grandes atractivos históricos y turísticos. Para hacernos una idea de la gran importancia de este «desvío» del camino en la Edad Media, sirva este dicho popular: «Quien va a Santiago y no va al Salvador, visita al criado y olvida al señor«. Es precisamente en Buiza de Gordón, por donde discurre el Camino, donde podemos encontrar restos de calzada romana.

La conexión de nuestro ayuntamiento con la Ruta de la Plata, está directamente ligada a la trashumancia, ya que era la vía por la cual se trasladaba al ganado a pastos más cálidos durante el invierno. Como muestra de la gran importancia de esta actividad en la comarca, aún hoy se puede observar, en una de las fachadas de Beberino de Gordón, un escudo de armas y un escudo de la «extremeña» Virgen de Guadalupe, restos ambos, de la antigua Ropería del Monasterio de Guadalupe, que existió en dicha localidad, para auxiliar a los pastores y su ganado.

Hay que destacar, por último, los dos Bienes de Interés Cultural con los que cuenta el ayuntamiento de La Pola de Gordón:

  • La ermita de Ntra. Sra. del Buen Suceso (S.XVIII), de estilo Barroco, patrimonio histórico desde 1983, situada en Huergas de Gordón.
  • La «Torre de La Vid», declarada B.I.C. en 1949. Se trata de una torre señorial defensiva, posiblemente del S.XIV. En La Vid de Gordón, podemos encontrar además una antiquísima ermita en la que se conserva un ara romana.

La actual cocina gordonesa se encuentra claramente influenciada por los usos, costumbres y tradiciones de antaño. Así, muchos de los ingredientes utilizados tradicionalmente: centeno, hortalizas cultivadas en pequeños huertos, pesca del río (sobre todo truchas) y ganadería que servían antiguamente de sustento a la población, perviven hoy en sus platos.

Las formas más habituales de preparación son: guisos, asados y cocidos, y se percibe una clara influencia de la tradición pastoril en platos como las migas de Gordón y la caldereta de cordero.

No hay que olvidar la importancia de la matanza, que proporciona carne para el consumo, tanto fresco como curado, durante todo el año. De ella, junto con algún componente más, se obtiene uno de los platos más típicos de nuestro valle: el entrecocido, compuesto de morcilla, que en este municipio merece una mención especial, chorizo, lengua, oreja, morro, costilla, tocino y cualquier otro derivado de la matanza servido todo «encallado». En ocasiones, se añaden también lengua de vaca, carne, cecina y longaniza de chivo y lacón.

Ya sentados a la mesa, como entrante, es imprescindible degustar una tabla de embutidos. La zona cuenta con tres fábricas de elaboración artesanal (Entrepeñas y Tarabico, en Geras de Gordón; y Fontañán, en La Pola de Gordón), que fabrican embutidos de gran calidad.

De primero, entre otros destacamos: patatas con congrio y almejas o con costilla, arroz o garbanzos con bacalao y setas guisadas.

El segundo plato nos ofrece multitud de posibilidades para todos los gustos: truchas con tocino, bacalao con pisto, mollejas, callos, pollo de corral guisado, cordero al horno, cabrito asado, lomo de vaca, rabo de toro… Y, en temporada de caza, perdiz, corzo y jabalí.

Y llegando a los postres se podrá disfrutar de diferentes especialidades, entre las que destacan: compotas, torrijas, borrachines, frisuelos, brazo de gitano, arroz con leche, etc. Y otros dulces más propios para acompañar el café como: pastas de mantequilla y manteca de cerdo, roscas fritas, bizcochos, mazapanes y tortas dulces. Los orujos se elaboran con hierbas, endrinos, guindas, cerezas y arándanos.

Por último, destacar las Jornadas Gastronómicas dedicadas al cocido gordonés, que se celebran a finales del mes de noviembre en la mayoría de los restaurantes del municipio.

La mayor parte de las artesanías que se desarrollan en el valle de Gordón están relacionadas con la gastronomía. Contamos con tres fábricas de embutidos que elaboran y curan jamón, cecina, chorizo, salchichón, lomo… a la manera tradicional, dotando a los mismos de un sabor casero muy apreciado por los consumidores. Destacan también especialidades como la morcilla y el chorizo para encallar y el lomo de vaca.

Estas fábricas: Fontañán en La Pola y Tarabico y Entrepeñas en Geras, son negocios familiares, con venta directa al público. Además las dos últimas asocian su actividad a la restauración pudiéndose degustar en los restaurantes del mismo nombre especialidades como tablas de embutido y entrecocido.

Otro sector alimentario en el que se mantiene la elaboración artesanal es el panadero. El municipio cuenta con varias panaderías que ofrecen distintos tipos de panes, además de empanadas y tortas.

Para finalizar nuestro repaso, mencionaremos la apicultura. La miel de brezo recolectada en los Montes de Gordón y los productos apícolas derivados: polen, jalea real, propoleos… constituyen otro tipo de artesanía que merece la pena adquirir en nuestra comarca.

Además contamos con un gran número de vecinos que realizan labores en sus casas como: pintura al vidrio, grabados, bisutería, complementos con papel reciclado, cestería, tallas de madera, maquetas, cuadros… Por ello, una vez al año, coincidiendo con el primer domingo de diciembre, se organiza desde el ayuntamiento un Mercado Tradicional en el que se les da la oportunidad de exponer y vender todos estos productos artesanales. En este mismo Mercado los asistentes suelen lucir manteos y otras indumentarias antiguas en muchos casos hechas a mano.

Qué ver
Alojamientos
Eventos
Rutas