Lena

El Concejo de Lena se encuentra situado en la zona centro-meridional de Asturias, limitando al norte con Mieres, al sur con la provincia de León al este con Aller y al oeste con Riosa y Quirós.

Posee una extensión de 315,5 km2, con una cifra de población de 12.886 habitantes que se distribuyen en las 24 parroquias que conforman el municipio lenense. Los principales núcleos de población son La Pola (capital del concejo), Campumanes y Vil.layana.

Su relieve es accidentado con altitudes superiores a los 2.000 m. como Peña Ubiña de 2.417 m o el Ceyón (2.035 m) que se sitúan en las partes altas del municipio. Elevadas cumbres en las que nacen ríos como el Huerna, Pajares o Naredo, que dan nombre a los verdes valles por los que discurren hasta que confluyen, ya en la parte baja del concejo formando el río Lena.

Más información

Centro de información Oficina de Turismo. C/ Marqués de San Feliz, 2 – 33630 La Pola – Lena turismo@aytolena.es http://www.www.aytolena.es

El concejo de Lena tiene la denominación de «Puerta de Asturias». La Ruta de la Plata entra en Asturias atravesando la nieve del Puerto Pajares y desciende a lo largo del valle desde el pueblo de Payares, hasta Campumanes, allí discurre suavemente por La Cobertoria, La Vega del Ciego donde se encuentran los restos arqueológicos del Mosaico romano de Mamorana para llevarnos por el cauce del río hasta la villa de La Pola, capital, más conocida como Pola de Lena. Una última parada: Vil.layana.

Lena posee un excelente emplazamiento, que se ha visto favorecido por la apertura de la vía férrea RENFE, carreteras como la N-630 y la A-66 Oviedo-Campomanes. Su ubicación estratégica explica que hoy se conserven calzadas primigenias como La Vía Romana de La Carisa o caminos históricos como el Camino de Santiago.

Es un territorio rico en cultura, etnografía y naturaleza, pero es Santa Cristina, joya singular del prerrománico asturianoel tesoro de los lenenses, declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 1985 . Su entorno natural hace que Lena posea en la alta montaña los Espacios Protegidos de Las Ubinas y El Aramo, y que sus bosques de hayas (Valgrande) fueran nombrados por Alfonso X El Sabio como «Real Sitio de los Osos». En este marco incomparable no es extraño que el Valle del Huerna haya recibido el premio «Pueblo Ejemplar Príncipe de Asturias» por su paisaje, por su interés etnográfico y su paisanaje. Es lugar privilegiado para disfrutar del Turismo Rural. También la alta montaña tiene su Refugio de Meicín, en el pueblo de Tuiza d’Arriba. Otra alternativa es la Estación de Esquí de Brañillín (Valgrande) que ofrece ocio invernal y de verano.

Hoy Lena se enmarca dentro del territorio Montaña Central, comarca que forma parte del Plan de Dinamización Turístico Valles Mineros Asturias y combina en perfecta armonía el patrimonio natural con el menor, aunque no menos interesante, patrimonio industrial.

La cocina tradicional está marcada por la forma de vida de los pueblos. En época de nuestros ancestros, la vida giraba entorno a la casería (casa, cuadra, hórreo, huerta). La alimentación estaba basada en productos obtenidos de la tierra (escanda, maíz, patata, verdura, guisante, alubia, judía verde). El consumo de carne se garantizaba con la crianza de cerdos (carne, embutidos), menor era la cría de gallos y conejos. El ganado era, sobre todo, vacuno, para la obtención de leche y sus derivados (manteca, queso). Las aves de corral surtían de huevos. El pan era la base de la alimentación. Así mismo se consumían los productos naturales: frutas, frutos secos y miel. Las manos mágicas de las mujeres consiguieron exquisitos platos, muy antiguas son: farines (leche y harina cocidos), boroñes (panes hechos con harina de maíz), tortos (masa de harina de trigo), castañas cocidas o asadas.

Los platos típicos combinan cultivos con carnes, como el pote (alubias, patatas, verdura, carne y embutidos).

Las conocidas empanadas y los bollos preñaos (pan relleno de chorizo) son imprescindibles para ir a una romería asturiana. Pero es el pan d’escanda el bien mas preciado por la escasez de su cultivo. El punto dulce de nuestra cocina son: arroz con leche, frixuelos (crêpes), casadielles (pasta frita rellena de avellana o nuez), borrachinos (pan, leche y huevo y azúcar) y los suspiros de Payares (pastas de manteca).

Actualmente, la cocina de Lena está muy influenciada por esta tradición alimentaria, así es marca de calidad el pitu caleya (pollo que se cría al aire libre de carne muy sabrosa) o carne de vaca roxa (vaca criada en nuestras montañas y valles). Mención especial merece la espicha, por reunir aspectos festivo y gastronómico. Es la fiesta que se hace para probar la sidra, donde se degustan productos tradicionales.

Son muchas las compras que se pueden hacer en Lena, reflejo de su artesanía, gastronomía, cultura y tradición. Algunas, gastronómicas como los suspiros de Payares, el pan de escanda, Zamarrones, Sta. Cristinas, los arbeyos (guisantes) de Llanos, los embutidos y la miel.

FIESTAS GASTRONÓMICAS

En la fiesta gastronómica de El Cordero, declarada de Interés Turístico Nacional en 1984, se puede degustar corderos a la estaca (corderos asados enteros que precisan de la destreza del asador y de la calidad del ajís para garantizar el éxito) y disfrutar de una romería asturiana. Se celebra el primer domingo del mes de Julio en el Prau Llaguezos, en los límites de los concejos de Lena y Quirós. Dentro de los actos desarrollados destaca la entrega de placas a los güelos (abuelos) del Aramo.

En las fiestas de Les Feries (octubre) es tradicional la degustación de callos en casas y restaurantes y La Feria de la Miel. No podían faltar las jornadas gastronómicas que los hosteleros del concejo organizan en época invernal para deleite de paladares.

En noviembre, el tercer fin de semana, las Jornadas Gastronómicas Castaño de Lena permiten al visitante que se acerca a La Pola degustar un plato tradicional muy antiguo Pote de castañas. Ese mismo fin de semana tiene lugar el tradicional Amagüestu (fiesta en la época de las castañas para comerlas asadas acompañadas con sidra).

Y en L’Antroxu (Carnaval), las Jornadas de la Matanza ofrece la degustación de los productos del cerdo (orejas, patas, picadillo). Durante los fines de semana de febrero.

Qué ver
Alojamientos
Eventos
Rutas