Noticias

Zafra se reincorpora a la Red de Cooperación de Ciudades en la Ruta de la Plata

Zafra fue miembro de esta Red de Cooperación desde 1998 hasta septiembre de 2012, cuando la anterior corporación municipal solicitó su baja. Cuatro años después, el nuevo gobierno local ha decidido volver a ingresar en la asociación.

La Red de Cooperación de Ciudades en la Ruta de la Plata sigue creciendo. El municipio de Zafra (Badajoz) se ha reincorporado a esta asociación, voluntaria y sin ánimo de lucro, como asociado de pleno derecho. Zafra fue miembro de esta Red de Cooperación desde 1998 hasta septiembre de 2012, cuando la anterior corporación municipal solicitó su baja. Cuatro años después, el nuevo gobierno local ha decidido volver a ingresar en la asociación.

«Desde el ejecutivo local defendemos la unión y el trabajo en equipo. Apostamos firmemente por la cooperación y la colaboración con otros municipios de la Ruta de la Plata para poner en valor los recursos turísticos, históricos, culturales y gastronómicos de las localidades por las que discurre este histórico itinerario, ayudando así a dinamizar su economía y desarrollo», señaló el alcalde de Zafra, José Carlos Contreras Asturiano.

Constituida por localidades ubicadas en la denominada Ruta Vía de la Plata y en su área de influencia, el objetivo de esta Red de Cooperación no es otro que la actuación conjunta en la defensa y promoción de este atractivo itinerario, heredero de un importante legado histórico, artístico y cultural, y poseedor de una riqueza natural excepcional. «Para conseguir una mayor proyección y visibilidad de la riqueza de nuestro patrimonio, las acciones conjuntas son fundamentales», recuerda su presidente, José Miguel Palazuelo Martín.

También conocida como “Sevilla la Chica”, Zafra se encuentra en el corazón de la Baja Extremadura, en un llano al pie de las escarpaduras rocosas de la Sierra de Castellar. Su situación, al borde de la calzada romana de la Vía de la Plata (N-630), ha convertido a la ciudad en punto de referencia como lugar de descanso y alojamiento para el viajero.

La calidad y la belleza de su casco histórico no dejan de sorprender a cuantos se detienen a contemplarlo. La población se encuentra presidida por el Alcázar del siglo XV, que hoy en día alberga un parador de turismo. Su exterior presenta aspecto militar pero el interior asemeja un palacio; destaca el renacentista claustro del patio central. En su entorno se articula la población medieval, compuesta por calles angostas con una peculiar trama con forma de almendra. Una muralla de piedra del siglo XV la rodeaba por completo, conservándose tres de las ocho puertas con que contaba.

El patrimonio monumental de Zafra es muy numeroso: la iglesia colegiata de La Candelaria, erigida en 1546 y en cuyo interior se guardan tres retablos, uno de ellos de Zurbarán; el Monasterio de Ntra. Sra. del Valle; multitud de conventos, sobre todo del siglo XVI; y el Hospital de Santiago, fundado en el siglo XV, entre otros. En el apartado de la arquitectura civil, se encuentran numerosas casonas hidalgas de los siglos XVI al XVIII y las burguesas del siglo XIX.

Además de la monumentalidad de su casco histórico, la condición de la ciudad como centro ferial desde la Edad Media ha permitido que se conozca internacionalmente y sea receptora, en unas fechas determinadas, de viajeros que, si bien se mueven más por trabajo que por placer, disfrutan de lo que les ofrece la localidad.