Candelario, mil rincones por descubrir

Candelario

Naturaleza, belleza, tranquilidad, aire puro y cielos azules llenos de luz. Palabras que, según la responsable de la Oficina de Turismo de Candelario, Castañar Colorado, sintetizan a la perfección los principales encantos de esta localidad, tanto para aquel que la descubre por primera vez o repite experiencia.

Sus empinadas, estrechas y empedradas calles, viviendas de varias alturas con grandes balconadas de madera, un entorno natural espectacular, no en vano se asienta en plena Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar y Francia… le han hecho merecedor de ser considerado uno de los pueblos más bonitos de España.

Si quieres disfrutar y aprovechar al máximo tu visita a Candelario, no te pierdas los siguientes consejos de alguien que conoce muy bien el lugar.

¿Cuál es el primer lugar que recomendarías visitar a alguien que acaba de llegar a Candelario?
Sin duda, recomendaría una visita a nuestro Museo de la Casa Chacinera. Ubicado en una antigua casa del año 1773, ambientado con enseres y trajes tradicionales donados por los propios habitantes de Candelario, es la mejor forma de sumergirse en lo que fue el esplendor de Candelario en el siglo XIX.
La visita guiada teatralizada a este museo, nos transporta al Candelario de 1920, cuando el municipio se hallaba en su máximo auge, debido a su afamada industria chacinera, y nos muestra la vida de una casa en plena campaña de elaboración de estos productos. Tanto la guía como los actores nos ayudarán a comprender la historia y la esencia del pueblo, y a disfrutar más de nuestro posterior recorrido por sus empedradas calles.

Y si fueras tú la que acaba de llegar a la localidad después de mucho tiempo fuera, ¿cuál sería el primer lugar que visitarías?
La ermita del Cristo del Refugio. Es un edificio del siglo XVII, con retablo barroco, en el que se venera al Cristo de su mismo nombre. Desde esta ermita, se puede contemplar la empinada Calle Mayor con la Sierra de Candelario al fondo, dominándolo todo.

Hora de perdernos por la localidad, ¿cuál es el plan?
Candelario tiene mil rincones por descubrir. Hay que pasear y perderse por todos ellos: admirar su arquitectura, con edificios que datan del año 1700 en adelante, y por cuya belleza general se le otorgó el título de Conjunto Histórico en 1975; disfrutar del murmullo de las regaderas que corren por sus calles; admirar sus puertas típicas: las batipuertas, que son la seña de identidad de Candelario; refrescarse en sus numerosas fuentes de agua cristalina; admirar la cuesta de La Romana que, con el magnífico edificio del ayuntamiento en su inicio y con la imagen de la iglesia de La Asunción en lo más alto, es sin duda el lugar más visitado del pueblo; llegar hasta lo más alto del municipio: el Chorrillo, sentarse en uno de los bancos allí instalados y contemplar el paisaje…

Nos ha entrado un poco de hambre, nos podemos ir de la localidad sin probar…
Sus exquisitos productos del cerdo: jamón, chorizo rojo y blanco, lomo y morcilla de calabaza. Las patatas “volteas”, un guiso de patata cocida machacada con refrito de cebolla y pimentón, y acompañada de trocitos de panceta frita…

Para terminar, ¿qué recomendación top le darías a nuestros lectores para que su estancia/paso por Candelario sea inolvidable y quieran repetir?
Recorrer el pueblo de noche. La iluminación y el sonido de las regaderas, lo hace muy especial. No perderse la Boda Típica, fiesta de interés cultural que se celebra el segundo domingo del mes de agosto. Y, en Semana Santa, el Vía Crucis viviente que se representa el Viernes Santo, en el marco de la cuesta de La Romana. Otro imprescindible es disfrutar de su naturaleza, realizando cualquiera de sus rutas senderistas por los alrededores del pueblo. En primavera, La Garganta del Oso o la Cascadilla de La Mangá nos sorprenderán con su abundancia de agua. En otoño, las hojas multicolores de los castaños contrastan con el verde de los pinos y, si hay nieve temprana, con el blanco de las cumbres de la Sierra. La mayoría de estas rutas son sencillas, pero si la forma física nos lo permite, podemos ascender a la Sierra, hasta El Calvitero, pico de 2.400 metros de altitud, y contemplar la panorámica desde ese mirador privilegiado; acercarse a las Lagunas o a Hoyamoros, circo glacial en donde nace el río que recorre esta zona: el río Cuerpo de Hombre.

Ruta Vía de la Plata

¿Cuál será el próximo lugar en Ruta Vía de la Plata que tienes previsto visitar?
Posiblemente Riosa. Por su historia y paisajes. Además, por la cercanía a otras ciudades asociadas resultaría una visita muy provechosa

¿Qué consejo le darías a nuestros lectores para que su viaje por la Ruta Vía de la Plata sea perfecto?
La Ruta Vía de la Plata atraviesa una parte de España de norte a sur, o viceversa, por tanto, ofrece una gran variedad de cultura, gastronomía, monumentos, arquitecturas y paisajes. Hay que viajar sin prisa, deteniéndose en cada pueblo y ciudad, admirando todo lo que nos ofrece, disfrutando de su historia y de su presente.

COMPARTIR ESTE ARTICULO