Las Hurdes

49 km

ruta

Aparte de la belleza, arquitectura, paisaje y monumentos culturales, etnográficos, hay que reseñar la «Magia» y el » Encanto y Embrujo» de sus leyendas y misterios (personajes legendarios, extraterrestres, criaturas extrañas, fantasmas y el paisaje que llama a ello). Leyendas que circulan desde Casares de Hurdes hasta las Mestas.

Situado en la que llamamos la corona de Cáceres, dista mucho de lo que vio en 1922 visitara el Rey Alfonso XIII. Esta comarca, que a lo largo de los tiempos ha permanecido dormida y muy aislada debido sobre todo a la carencia de vías de acceso, se presenta al viajero en la actualidad como un mundo de contrastes únicos e inolvidables. De hermosos y sugerentes paisajes, con gentes y pueblos llenos de leyenda.

Son estas tierras hurdanas de escarpadas montañas, de oscuro esqueleto pizarroso, las que albergan a las cinco localidades más importantes de la comarca: Pinofranqueado, Caminomorisco, Casares de Hurdes, Nuñomoral y Ladrillar, y más de 40 alquerías y pedanías de casas oscuras y austeras levantadas en pizarra negra y calles empinadas y estrechas. El total de la población es de unos 10.000 habitantes.

Descubrirán en su lento y seguro caminar por esta hermosa comarca sensaciones inolvidables y deleite para sus ojos, observando unos paisajes únicos y una singular arquitectura popular. Sus cuatro grandes valles fluviales se intercalan en las sierras: el río Hurdano, río Ladrillar (o Malo), el río Malvellido y el del Esperabán, y el de los Ángeles al Sur.

En la actualidad todos los pueblos y alquerías de las Hurdes cuentan con carreteras asfaltadas que han sustituido a los antiguos caminos que durante siglos fueron vías de comunicación.

Qué ver:

Pinofranqueado:

Localidad que presenta buena infraestructura para el alojamiento. Cuenta con campings, hostales y restaurantes así como hermosa piscina natural rodeada de vegetación autóctona.

Casares de las Hurdes:

Conocida como el «Balcón de las Hurdes» por sus numerosas vistas panorámicas de la Sierra de la Corredera. En su interior destaca la Plaza de la Discordia . Artesanos de castañuelas y mimbre también algunos de sus atractivos.

El Gasco:

Alquería de gran belleza en la que se pueden contemplar construcciones de pizarra y bancales. En sus proximidades se encuentra «EL Chorro de la Meancera» la Cascada más impresionante de la Comarca. En el Gasco también podemos adquirir artesanía muy variada.

Ladrillar:

Cabeza de municipio , conserva uno de los mejores barrios antiguos, justo al final del pueblo así como una pureza de sus aguas, ricas en sales minerales. Cuenta también la localidad con una cueva escavada en la roca de pizarra y en la artesanía destaca la cestería.

Nuñomoral:

En clavada en el valle del Río hurdano. Contiene una de las ermitas más antiguas de toda la comarca.

Las Mestas:

Aquí podemos disfrutar de una piscina natural en el «charco de la Olla»

Erías:

De origen prehistórico es una alquería de gran belleza. Tiene gran relevancia su artesanía de Sombreros.

La Horcajada:

Asentamiento típico hurdano, con un sólo habitante es el ejemplo de la típica construcción y tradición hurdana.