RECURSO PATRIMONIAL: CASTILLO DE LOS QUIÑONES DE VILLANUEVA DE JAMUZ

El CASTILLO DE LOS QUIÑONES EN VILLANUEVA DE JAMUZ (Declarado BIC 22 de Abril de 1949)

Empezado a construir en el año 1388 a instancia de Don Diego Fernández de Quiñones y su esposa María de Toledo. A la muerte de Don Diego, su segundo hijo, Don Suero, el famoso caballero que protagonizó el lance caballeresco de “el Paso Honroso”, hereda la propiedad y la habita junto con su consorte, Leonor de Tovar. Poco queda de la factura original del XIV pues, en el año 1434, Don Diego de Quiñones amplió y adecentó la fortaleza y  entre 1444 y 1456 se realizaron nuevas obras y aún se conoce otra reforma en el XVI, que consistió en la habilitación de una gran sala abovedada en la torre del homenaje para lo cual se sacrificó la primera planta de las cinco en las que originariamente se distribuía. Este recinto y sus edificaciones fueron construidos en gran parte con barro y aunque en el siglo XV se forró su cara exterior con mampostería para reforzarlo, tras largos años de abandono y un uso impropio lo llevaron a un grave estado de ruina que se está tratando de afrontar.

En la portada principal se encuentra el cubo central que se mantiene todavía en bastante buen estado de conservación. El acceso se hace por un arco apuntado con dovelas. En el centro hay un sillar en el que están esculpidas las armas de D. Suero de Quiñones, el protagonista de “el Paso Honroso” en Hospital de Órbigo, en el que se lee la frase “Honor o fin”.  Atravesando este arco se accede al patio de armas de forma rectangular en el que había un pozo y una escalera de acceso a la torre del homenaje.

El poderoso torreón de 25 metros tuvo en su momento cinco plantas, en la primera de las cuales se encontraba la sala del señor, con bóveda de cañón, paredes de sillería, pasadizos interiores y los escudos de armas de los Quiñones. Esta torre se construyó en dos etapas separadas por más de 25 años. La primera etapa mandada construir por D. Diego Fernández de Quiñones después de 1388 ya casado con María de Toledo, y el resto entre 1444 y 1456, según corroboran los escudos tanto de la torre como de la portada principal  y documentos de la época. Tiene planta cuadrada casi regular de 12m. de lado y su altura es de 25m. Las primeras plantas servían para estancias de los señores y cámaras de reposo. En las paredes se aprecian saeteras sobre los que se sitúan los escudos de sus constructores D.Diego Fernández de Quiñones y María de Toledo, su esposa. Mientras las altas estaban destinadas a los criados que accedían a la terraza superior por escaleras de acceso a la torre del homenaje.  Hay una gran similtud entre la torre del homenaje de Villanueva y la de Laguna de Negrillos, señorío también de los Quiñones. Las ventanas se enmarcan con jambas monolíticas y con piedras que forman arco de medio punto ligeramente apuntado.  Se pueden apreciar todavía en la fachada principal exterior las almenas con saeteras y en la torre del homenaje las voladuras sobre modillones.

Nota: Sólo se puede visitar libremente la parte exterior, para visitar el patio de armas hay que contactar con el Ayuntamiento de Santa Elena. Teléfono:  987 64 23 09

www.aytosantaelenadejamuz.com correo: secretario@aytosantaelenadejamuz.com

Centro de información: Oficina de Turismo C/ Fray Diego Alonso, 9 – 24750 La Bañeza (León)
Dirección: Villanueva de Jamuz