Termas Romanas

Termas Romanas

Los baños públicos en el mundo romano tenían un carácter social.

La estructura de las Termas era ingeniosa con diversas salas donde el agua se utilizaba fría, templada o caliente. Existían bañeras destinadas al baño por inmersión. Para conseguir vapor y humedecer el ambiente, se lanzaba agua sobre las paredes, calentadas mediante conductos, donde se evaporaba. El aislamiento de las salas se conseguía con puertas que sólo se abrían para permitir el paso de los bañistas.

Existen diversos restos de termas públicas localizados en Mérida.