Teatro y Anfiteatro Romanos

Teatro y Anfiteatro Romanos

El Teatro se destinaba a la representación de espectáculos de tipo escénico. A grandes rasgos, en los teatros romanos distinguimos dos partes, una dedicada al público y otra dedicada a la representación. Todo el edificio solía estar ricamente decorado, especialmente el escenario, que en el caso de Mérida tiene 60 metros de longitud y 7 de profundidad. También era frecuente la colocación de inscripciones pétreas, de las que unas eran dedicatorias y otras conmemorativas. En la parte posterior a la escena se levantó una zona ajardinada rodeada de un peristilo porticado, que sirvió como área de esparcimiento.

La construcción del Teatro de Augusta Emerita debió comenzar poco después de la fundación de la ciudad, finalizando su construcción sobre el 15 a.C., como quedó constancia en las inscripciones encontradas en el aditus. El edificio fue una donación a la ciudad de Marco Agripa (yerno de Augusto). Su aforo giraba en torno a los 6.000 espectadores y se usó hasta la segunda mitad del siglo IV, sufriendo remodelaciones en los siglos I y II.

Se desconoce el momento en que las representaciones en su escena dejaron de hacerse, si bien todo parece indicar que su abandono se produjo hacia finales del siglo IV o principio del V.

Los anfiteatros, en cambio, eran escenarios para espectáculos como naumaquias (representaciones de batallas navales), luchas entre gladiadores, cacerías de fieras (ludi venatorii) o lucha de animales.

El área destinada al público, se dividía, al igual que los teatros, en caveas, mientras que la zona destinada a los espectáculos, de forma elíptica, estaba adaptada para permitir los movimientos de los participantes. Bajo la arena solían situarse dependencias que podían, si era necesario,  inundarse para representar naumaquias.

El Anfiteatro romano de Mérida es, respecto a otros edificios similares, de dimensiones considerables. En su construcción se emplearon materiales como el hormigón, el ladrillo, el granito y la mampostería. En partes aparecía cubierto por placas de mármol y, en reformas posteriores se decoró su balaustrada con conservadas en el Museo Nacional de Arte Romano. La longitud del anfiteatro en su eje mayor es de 126 metros y en el menor de 102, mientras que las dimensiones de la arena son de 54 metros de largo por 41 de ancho, albergando en torno a los 15.000 espectadores. Su construcción fue posterior a la del teatro.

 

 

Horario:
 
Verano (del 1 de Junio al 30 de Septiembre).
            De 9:30 a 13:45 y de 17:00 a 19:15
 
Invierno (del 1 de Octubre al 31 de Mayo).
            De 9:30 a 13:45 y de 16:00 a 18:15