Parque de Mª Luisa

Parque de Mª Luisa

La Infanta María Luisa, que siempre profesó gran amor a Sevilla, donó a la ciudad en 1893 una gran extensión de los jardines de su palacio, el Palacio de San Telmo, que se extendían desde la Universidad hasta la Plaza de América. Este espacio arbolado y ajardinado de más de 400.000 metros cuadrados se mantuvo sin experimentar modificaciones hasta que el Ayuntamiento lo cedió para albergar importantes construcciones de la Exposición Iberoamericana de 1929.

El ingeniero francés Nicolás Forestier fue el encargado de llevar a cabo las obras de urbanización del parque. Se le dio plena libertad para plasmar sus ideas con la sola condición de respetar el trazado original de los primitivos jardines cedidos por la Infanta María Luisa. Forestier trató de reflejar los nuevos diseños venidos de Europa unidos a los sabios trazados del legado islámico, conjunción que dio unos resultados excelentes.

Este parque puede considerarse como uno de los más hermosos de España, tanto por la variedad de su vegetación como por la belleza de sus paseos, avenidas, estanques, plazas y glorietas.

A continuación, algunas de las bellas glorietas que podemos visitar:

  • Glorieta de la Infanta María Luisa. La escultura la realizó Pérez Comendador.
  • Glorieta de los hermanos Álvarez Quintero. El monumento fue realizado por Aníbal González en 1928.
  • Glorieta de Benito Mas y Prats. La escultura fue realizada por Antonio Castillo Lastrucci, y el monumento de Aníbal González.
  • Glorieta de Torcuato Luca de Tena.
  • Glorieta de los hermanos Machado
  • Glorieta de Rodríguez Marín
  • Glorieta de Luis Montoto
  • Glorieta de Ofelia Nieto y Dante, la escultura es obra de Juan Abascal.
  • Glorieta de Gustavo Adolfo Bécquer, donde podemos admirar el bello monumento dedicado al gran poeta sevillano. El busto está situado sobre un alto pedestal, y a sus pies están representadas dos figuras alegóricas del amor herido y del amor que hiere. Junto a ellas, aparecen 3 figuras que representan el amor ilusionado, el amor poseído, y el amor perdido. Esta magnífica obra fue realizada por el escultor Lorenzo Coullaut Varela.
Centro de información: CONSORCIO TURISMO DE SEVILLA