Exposición Iberoamericana de 1929

Exposición Iberoamericana de 1929

La Exposición Iberoamericana de 1929 y las obras con ella relacionadas transformaron profundamente la Sevilla del primer cuarto del siglo XX. El concurso de anteproyectos realizado en 1911 fue ganado por el arquitecto sevillano Aníbal González, autor de la Plaza de América y sus tres pabellones realizados entre 1911 y 1919 -Mudéjar, Renacentista y Real- hoy sede del Museo de Artes y Costumbres Populares, Museo Arqueológico y dependencias municipales respectivamente. Fue desde luego la Plaza de España la obra culminante de este arquitecto cuya construcción se extiende entre 1914 y 1928. Junto a ésta se encuentra el Pabellón de la Telefónica (Juan Talavera) y en el Prado de San Sebastián, el Pabellón de Portugal (Revello de Andrade)

En los Jardines de San Telmo se encuentran el que fue Pabellón de Sevilla, conjunto integrado por el Teatro Lope de Vega y el Casino de la Exposición (Traver y Tomás), el Pabellón de Chile (Martínez Gutiérrez), el Pabellón de Uruguay (Cravotto), el Pabellón de Perú (Piqueras Cotolí) y el de Estados Unidos. En el Paseo de las Delicias se ubican los Pabellones de Guatemala (Granados), Argentina (Martín Noel), Colombia (Granados), Brasil (Bernardes Vastos) y Méjico (Amábilis Dominguez); en la Avenida de Moliní, el Pabellón de Marruecos (Gutiérrez Lescura y Mariano Bertuchi) y el de la Comandancia de Marina (Traver y Tomás); en la Avenida de la Raza el Pabellón Vasco (Basterra). Otras actuaciones realizadas en la ciudad con motivo de dicha exposición fueron el acondicionamiento del Parque de Maria Luisa por el ingeniero francés Forestier; la construcción del Hotel Alfonso XIII (Espiau), el ajardinamiento frente al Archivo de Indias, la apertura de diversas calles que facilitaron la comunicación entre diferentes zonas de la ciudad y la creación del Barrio del Porvenir y el de Heliópolis.

Centro de información: CONSORCIO TURISMO DE SEVILLA