Crucero del Santo Cristo.

Crucero del Santo Cristo.

Sobre un pequeño promontorio de mampostería y lascas de piedra se dispone un bloque prismático del que arranca un estilizado cilindro, similar al fuste de una columna. Incrustada en la zona superior se dispone una estructura casi romboidal que acoge varios motivos decorativos.

El material utilizado es el granito, carcomido por el paso de los años. Todo el conjunto llega a tener sobre los dos metros de altura; contando con la zona superior, que ronda los 40 ó 50 cm. La técnica escultórica utilizada es el altorelieve.

En el mencionado espacio superior aparece una Deésis de tradición bizantina. En el centro está emplazado un Crucificado con la iconografía acostumbrada de este tema: cruz ancha, letrero con el INRI, tres clavos y un corto paño de pureza. El modo de representar la anatomía del Redentor nos conduce hasta las formas renacentistas, a través de un cuerpo muy voluminoso. Lo flanquean la Virgen María, en la derecha, y San Juan, a la izquierda. Las efigies de estos dos personajes son mucho más toscas, introducidas en medallones elípticos que les sirven de marco. Lo más destacado de las mismas es el modo en el que levantan sus respectivas cabezas para contemplar el martirio, todo con una gran ingenuidad expresiva.  En la base de este espacio leemos una inscripción que recoge su cronología: + ESTA CR (VZ) HIZO EM VNO ANO 1505.

La finalidad de estos cruceros era la de alentar y proteger al viajero y al pastor trashumante, que con su extenso rebaño se desplazaba por las cañadas y cordeles reales.- El emplazamiento de éste coincide con el recorrido de la de Santa Elena, de 19 varas de ancha. Una función similar tienen las que se encuentran enclavadas en el Pilar Redondo, en el camino de acceso al santuario de San Benito o en el entorno de la ermita advocada a San Blas.

Centro de información: Centro Cultural Virgen de Gracia
Teléfono: 924510145