Concatedral de Santa María

Concatedral de Santa María

Poco después de la conquista de Mérida a los árabes por Alfonso IX (siglo XIII), se comenzó a construir la Iglesia de Santa María la Mayor, actualmente Concatedral. Se construyó sobre los restos de la primitiva Catedral de Santa María de Jerusalén, de la que actualmente no queda vestigio alguno salvo su piedra fundacional, y sobre el Palacio Episcopal  adyacente a ella.

Conserva, entre sus muros, el Cenotafio de D. Alfonso Cárdenas, último Maestre de la Orden de Santiago. Igualmente, se conserva la imagen del Cristo de la O, de estilo gótico (siglo XIV) procesionada por los emeritenses en Semana Santa, declarada de interés turístico.

Su planta es rectangular y dividida en tres naves sustentadas mediante pilares con columnas adosadas y arcos apuntados. Su cabecera y ábside son góticos.