Acueducto Romano de San Lázaro

Acueducto Romano de San Lázaro

Su zona de captación se localiza, como en el caso de Proserpina, al norte de la ciudad, a 5 km. aproximadamente. Es el único abastecimiento de agua de Augusta Emerita que no comenzaba en un embalse, siendo su captación directa de manantiales y arroyos. De él se conservan bastantes restos, si bien, su obra más espectacular, la arquería que cruzaba el Valle del Albarregas, está prácticamente perdida, conservándose, tan solo, tres de sus pilares construidos a base de sillares graníticos y los arcos que los enlazan.

Su entrada en la ciudad era por el norte y, como los demás, terminaba en una torre de decantación o depósito, situado junto a la Casa del Anfiteatro, aunque parece fuera de toda duda que antes de llegar a la ciudad sufría varias ramificaciones. La existencia de unas termas en la Casa del Anfiteatro, adosadas a esta conducción, nos sugiere que su abastecimiento se realizaba de forma directa desde este acueducto.

Junto a los restos de este acueducto romano, existe otro, que se conserva mucho mejor al ser de época más reciente. Es el conocido con el nombre de Rabo de Buey y destaca por la robustez de su fábrica, con una doble hilada de arcos, los inferiores para permitir el transito de las aguas del río. Su construcción data de los siglos XV y XVI. Su finalidad era la misma que la del romano, traer agua a la ciudad salvando el Valle del Albarregas.